rinomodelación
hialurónico

 

Una de las cirugías más realizadas hoy en día es la rinoplastia. Tener una nariz sin imperfecciones, con un perfil armonioso o un tamaño proporcionado es lo que muchas personas desean. No obstante, la Medicina Estética también presenta soluciones a algunos de estos defectos estéticos en la nariz sin necesidad de pasar por quirófano. Este es el caso de la rinomodelación con ácido hialurónico que consigue modificar la nariz para equilibrar y armonizar el rostro de los pacientes.

Nariz

 

¿En qué consiste la rinomodelación con ácido hialurónico?


La rinomodelación con ácido hialurónico es un tratamiento para modificar el perfil o la punta de la nariz a través de la infiltración de ácido hialurónico. Dependiendo de cada caso, este tratamiento puede requerir la aplicación de un vial de dicho material o dos o más viales. Esto lo determinará el médico estético cuando realice el estudio previo del paciente.

La remodelación de la nariz se realiza bajo anestesia local o sedación y normalmente requiere dos sesiones. Aunque desde la primera sesión ya son visibles los resultados de manera inmediata en ocasiones se requiere un pequeño retoque en una segunda sesión de revisión.

¿A quién va dirigido este tratamiento estético?


Este tratamiento está especialmente orientado a aquellos pacientes que deseen modificar uno de estos dos aspectos de la imagen de la nariz: la punta o la curvatura del perfil, es decir, suavizar un puente curvado.

Estos son los casos en los que se puede llevar a cabo una rinomodelación con ácido hialurónico en lugar de una rinoplastia. Este tratamiento estético también está indicado en aquellos pacientes que quieran modificar su nariz sin cirugía ya sea porque no pueden aplicarse anestesia general o bien porque presentan contraindicaciones quirúrgicas.


Los resultados de la rinomodelación


Los resultados de una rinomodelación con ácido hialurónico son notables desde el momento de su aplicación. Sin embargo, el médico estético suele solicitar a la paciente una segunda sesión de revisión por si hiciera falta realizar algún retoque.

En cuanto a la duración de estos, aunque la durabilidad del ácido hialurónico depende principalmente de la piel del paciente y su capacidad de absorción de la sustancia, este tratamiento dura aproximadamente unos 12 meses. No obstante, en algunos casos puede durar más en torno a los 18 meses.